Visitas Totales

viernes, 8 de abril de 2011

CANCER



CANCER.

El Arkángel Gabriel es el rector de este signo astrológico y los Ángeles de la Vida y de la Muerte Laboran bajo su regencia. Con esta Constelación estudiamos los misterios de la vida y de la muerte. “..La luna lleva y trae a los fallecidos. La vida comienza y termina con la Luna.”  La vida es un circulo que inicia y termina con la vida y con la muerte, pues ambos procesos físicos y biológicos se unen en el mismo punto.


Podemos ver unas  manos en actitud de asir  y de coger ostras, 9 de ellas que toman frutos y perlas, Esto nos recuerda el real y verdadero anhelo místico que tiene el laborante de la gran obra por poseer todas y cada una de las virtudes de su Alma, cuando este labora con ahincó y tenacidad en la novena esfera saliendo siempre victorioso de sus inframundos psicológicos, donde debe entender y comprender a todos sus agregados psicológicos que se convierten en verdaderos fardos que incrementa el peso  espiritual del humanoide y por consiguiente limitan el vuelo de Su Adorable SER, con esta comprensión el valiente e intrépido guerrero adepto de la Luz realizara la muerte Mística, la eliminación y corrección de sus errores y de aquello que le obliga a cometer tan nefastos equívocos, en pocas palabras alude a la Esencia liberada y las virtudes del alma que se consiguen con la eliminación o desintegración de los defectos de tipo psicológico que en nuestro interior cargamos, defectos que muchas veces creemos que solo se encuentran en nuestra mente, desafortunadamente para el humanoide estos errores también se esconden en las coyunturas de su cuerpo físico asi como en el cuerpo físico mismo, eso es y debe ser motivo de una gran estudio, meditación y comprensión; jamás, jamás debemos olvidarnos que nuestra liberación no será posible si nos olvidamos de nuestra Bendita Madre Kundalini pues ella es quien con su poder Flamígero desintegrara a todas esas entidades negativas que habitan en nuestra mente y en nuestro cuerpo.

El número 9 es profundamente significativo; 9 edades permanece cualquier sistema planetario en el vientre de la Divina Madre Cósmica, 9 meses se gesta el ser humano en el vientre materno antes de ver la luz del sol y de inhalar el Prana vital, 108 existencias de un ciclo se asignan a las almas, cuya síntesis viene a ser el 9. Este número representa en cábala y alquimia a la novena esfera que tiene su representación en el sefirote Jesod del Árbol de la Vida. Este número alude al laborante que debe realizar su tarea en el noveno círculo dantesco donde  es necesario eliminar todos y cada uno de los elementos inhumanos de nuestra luna psicológica; tanto de su Lado visible como Invisible, debemos iniciar eleminando esos elementos indeseables que son visibles y fáciles de capturar en nuestra vida diaria, posteriormente haremos lo mismo pero ahora con aquellos que se encuentran escondidos sumergidos en las profundidades de nuestra psiquis, esos son el lado visible e invisible de nuestra Luna psicológica

El báculo, la copa, la espada, la cruz ansada, el triángulo, la llave mágica, el pentagrama esotérico,  son símbolos engarzados maravillosamente que mencionan de manera muda pero con gran fuerza pictórica y verbal la labor que se debe realizar con la gran Obra, pues todos estos símbolos son ciento por ciento fálicos.

El escarabajo sagrado que carga la perla de Cáncer, recordemos que en el antiguo País de Kem representaba al Alma por esta razón la perla que lleva son las virtudes de nuestra alma, es la fortaleza del alma.

 Las dos tortugas representan el aspecto dual de la naturaleza y del cosmos, entre los antiguos mayas y algunos pueblos orientales, la tortuga representa al zodiaco.

Observamos a la Diana-Cazadora en el aspecto de la Divina Madre particular, ella siempre acude en auxilio del hijo que con pureza de corazón le invoca, flotando en una atmosfera mística Nuestra Madre Intima Particular se encuentra blandiendo un arco y con su flecha parece apuntar a la luna; acto que demuestra nuevamente la fuerza sexual del Principio Eterno Femenino además el arco y la flecha símbolos fálicos que nos recuerdan a la Cruz Cristiana, a la unión hombre-mujer en su labor alquimista y mágica de la novena esfera.

Dominando esta imagen el animal representativo de este signo zodiacal el cangrejo parece salir de un caracol marino y con sus tenazas hacia arriba como si pidiera o esperara algo de los cielos y para ser más específicos como si esperara algo de su Madre Divina, el caracol es la existencia, la Rueda del Samsara a la cual estamos atados mediante los ciclos de nacimientos y muertes por el Karma adquirido en tantos y tantos ayeres, el cangrejo representa retroceso, el caminar hacia atrás, el vivir en el pasado, en el recuerdo de nuestros tiempos idos, que no dejan nada, pero nos hacen perder nuestra energía vital y espiritual. De esta escena principal podemos decir que alude a aquel que por su accionar en la labor del conocimiento sagrado se encuentra renaciendo y por consiguiente abandonando el ciclo fatal de la rueda del Samsara y para ello acude a la fuerza y poder de su Madre Divina; así como al apoyo de su pareja humana en la forja de los ciclopes.

Rige del 21 de junio al 22 de julio. Tiene influencia en el estómago. Su elemento, el agua. Los genios zodiacales propios de éste signo son: Ramdhar y Phakiel. En lo tocante a las particularidades psicológicas de éste signo, encontramos que sus nativos son tenaces y como el cangrejo, son capaces de perder una pata a perder una presa, los nativos de cáncer triunfan en los viajes, tienen disposición para toda clase de artes manuales, artes prácticas como modistería, sastrería etc. En cuarto creciente y luna llena  pueden realizar sus empresas, las cuales culminaran con gran éxito. Su carácter varía con los cambios de la luna lunares por ello deben redoblar esfuerzos para trabajar con las fuerzas positivas de Gabriel son románticos y sentimentales, pero cuando se encolerizan, su ira es terrible. Utilizando la viva imaginación que estas estrellas le aportan y luchando con la fantasía que pertenece al ego. Suelen ser víctimas de la pereza y apatía por lo que deben trabajar con la fuerza de voluntad que les también les caracteriza.